17May

Ray Ban Redondas Rosa

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes.

Venga, os lo voy a confesar. Ya sabéis que soy un fanático de los deportes. Soy de los que veo a un grupo de abuelos jugando a la petanca en el parque y me paro para ver quién gana. Y digo los administrativos porque los profesores directamente no se cogen la baja ni aunque estén un mes fuera. Nadie controla nada, el servicio de inspección es un insulto a la inteligencia de los que trabajamos allí. Encima las bajadas de sueldo nos caen a todos por igual. Con una situación así raro es que apareciéramos en el ranking de mejores universidades. No entiendo nada de su comentario. Trabaja usted en una universidad pero no es administrativo ni docente? Qué es entonces? A qué se refiere con cancelar bajas? Qué es lo que o quieren que les manden? Cuando están un mes fuera cómo sabe usted que no están en comisión de servicio o algo de eso? y cómo sabe que no han tramitado la baja si usted no es administrativo de esa universidad y no tiene acceso a la información? Puede concretar más, indicando universidad o departamento para que podamos constatar que lo que usted dice es cierto? Por qué no dice incluso qué personas son?, porque si es cierto cuanto usted cuenta (que esa es mi duda), este es un medio ideal para que usted pueda denunciar esas tropelías sin sufrir represalias..

Although those who look more stereotypically gay do not have the choice of when and where they come out, that’s not to say that having this choice is very appealing, either. When I’m starting a new job, for instance, the fact that I’m feminine should not be taken to mean that I want to hide the fact that I’m gay, or the fact that I’m engaged to a beautiful lady. I of course do not want to introduce myself by saying, “Hi, I’m Megan, and ‘lesbian’ is my middle name.” It does, however, get to the point where it’s awkward to randomly mention it, and yet the assumption of heterosexuality lingers for so long that it almost feels like I’m living a lie.

Hubo una época en la que cuando leía sobre los torneos del Grand Slam solía ver en la final de dobles femenino la pareja formada por la protagonista de este post y Paola Suárez. Que por otra parte, no vendría mal un post de la argentina para que conocer un poco más a la menos conocida del tándem (al menos en Espaa). Dos medallas olímpicas, además.

Deja un comentario